Fungal Research Trust
medical community awareness advocacy fungal diseases news

Fungal Infections

Nombre y sinónimos

Coccidioidomicosis (Fiebre del Valle) Link to article

 

Descripción de la enfermedad

La infección inicial produce síntomas en el 40% de los pacientes siendo autolimitada en el 80% de ellos. Los pacientes tienen un síndrome similar a la gripe pero de corta duración con fiebre, tos y pleuritis. A veces se asocia con eritema nodoso o eritema multiforme, especialmente en mujeres.

En aquellos pacientes en los que la enfermedad no es autolimitada y progresa, el órgano más afectado es el pulmón. Puede aparecer una neumonía progresiva conocida como coccidioidomicosis pulmonar primaria que cursa con fiebre mantenida, síntomas pulmonares y eosinofilía. Se puede resolver espontáneamente y su gravedad es variable. En paciente inmunodeprimidos, raramente en pacientes previamente sanos, puede aparecer una enfermedad pulmonar miliar y reticulonodular que es característica de la coccidioidomicosis con diseminación temprana.

Tras una infección pulmonar primaria pueden parecer nódulos y cavidades que pueden progresar o no. Los pacientes que desarrollan nódulos son, generalmente, asintomáticos. Las cavitaciones que aparecen en los lóbulos superiores pueden recordar a la aspergilosis pulmonar crónica o la tuberculosis. Los pacientes desarrollan tos crónica productiva, hemoptisis, pérdida de peso y dolor torácico.

La diseminación no suele dar síntomas clínicos y puede ocurrir a cualquier órgano pero los mas frecuentemente afectados son la piel, las meninges, el hueso, las articulaciones, los ganglios linfáticos y otros tejidos blandos. Los síntomas clínicos de la diseminación pueden aparecer semanas o meses tras la infección primaria. Una hinchazón localizada con un drenaje supurativo es frecuente. La osteomielitis se puede presentar como una fractura patológica. Una monoartritis es la aparición típica de la infección de una articulación. La meningitis, cuando aparece, es subaguda, parecida a la meningitis tuberculosa, con dolor de cabeza, letargia y deterioro mental.

Epidemiología

La coccidioidomicosis está restringida al continente americano (ver mapa más abajo). Se estima que se producen 150.000 infecciones anuales en los EEUU, y un número desconocido en Centro y Sudamérica. En los EEUU se declaran 25.000 nuevos casos al año con, aproximadamente, 75 defunciones anuales. Ocasionalmente pueden aparecer epidemias. En Arizona, el número de casos ha ido aumentando, probablemente relacionado con la emigración y la construcción en áreas desérticas. En 1990 se declararon 7 casos por 100.000 habitantes y en 2007 aumento a 75 casos por 100.000 habitantes. Los países con un mayor número de casos de Centro y Sudamérica son Méjico, Guatemala, Brasil, Paraguay y Argentina.

Enfermedades subyacentes y pacientes en riesgo

Muchos pacientes están previamente sanos. La diseminación es más frecuentes en ciertos grupos étnicos como los filipinos y los afroamericanos. También tiene predilección por los hombres. El embarazo en el segundo o tercer trimestre aumenta el riesgo de diseminación. Los pacientes inmunodeprimidos, especialmente los que reciben corticosteroides o tiene un estado avanzado del HIV o SIDA, tienen mucho riesgo de diseminación.

Diagnóstico

El aislamiento de C. immitis en el laboratorio es diagnóstico de la enfermedad, ya que el hongo no es nunca un saprofito o un contaminante de laboratorio. Este hongo esta clasificado como nivel 3 de peligrosidad y debe ser manipulado en un laboratorio que cumpla ese nivel de contención. C. immitis crece en muchos de los medios de cultivo para hongos pero no crece, o lo hace de forma limitada, en medios de cultivo para bacterias, como el agar sangre. C. immitis es difícil de recuperar mediante hemocultivos o cultivo de LCR, incluso si el paciente tiene enfermedad diseminada o meningitis. La observación en el examen directo o en la histología de las características esférulas confirma que el paciente esta infectado.

La detección en suero de anticuerpos de la case IgG o IgM tiene una buena sensibilidad y, en general, significa que el paciente está infectado. La disminución del título de anticuerpos en detecciones seriadas es indicativo de buena evolución.

Cuando existe meningitis, las características del LCR son similares a las que aparecen en la meningitis tuberculosa, con proteínas elevadas, glucosa disminuida y numerosos linfocitos. La prueba diagnóstica clave es la detección de anticuerpos anti Coccidioides en el LCR.

En la coccidioidomicosis pulmonar nodular o cavitada, el examen radiológico no es característico. Los antecedentes de viaje o residencia en zonas endémicas de la enfermedad son importantes para alcanzar un diagnóstico.

Tratamiento

Los nódulos pulmonares no suelen requerir tratamiento, mientras que permanezcan estables y el paciente esté asintomático. Actualmente, el itraconazol oral o el fluconazol son los antifúngicos preferidos a dosis de 400 mg al día. El posaconazol es muy activo también. Para la meningitis el fluconazol es el preferido mientras que para las infecciones de hueso o articulaciones es el itraconazol.

Para la meningitis se utiliza el fluconazol a dosis de 800 mg al día o la anfotericina B intratecal.

Evolución y pronóstico

La meningitis tiene que ser tratada de por vida, ya que es incurable. Las complicaciones incluyen hidrocéfalo comunicante. La tasa de recaída de la coccidioidomicosis pulmonar crónica cavitaria tras 12 meses de tratamiento con un azol es del 50%. En otras formas de la enfermedad, se alcanza la curación si el tratamiento se mantiene durante varios meses. Las recaídas oscilan entre el 10 y el 30%

 

Coccidioidomycosis guidelines 2000

Imagenes

 

Historia natural de la infección primaria por Coccidioides immitis

 

 

Un ejemplo de una coccidioidomicosis pulmonar primaria en California. El paciente tenía fiebre, sudores nocturnos, tos y pérdida de peso durante 4 semanas. El lóbulo derecho del pulmón estaba afectado.

 

 

Un ejemplo de una pequeña cavidad pulmonar en el lóbulo superior derecho en el curso de una coccidioidomicosis pulmonar.

 

 

Coccidioidomicosis pulmonar crónica cavitaria grave del pulmón derecho. Se ve una cavidad muy grande con engrosamiento pleural y pequeñas cavidades en el extremo superior.

 

 

 

 



 

 

Un inmigrante mejicano en EEUU con un ganglio linfático afectado.

 

 

Coccidioidomicosis cutánea en un caucasiano de 17 años de edad que vive en el “Bay Area” .

 

Destrucción del codo con una fractura patológica relacionada con una coccidioidomicosis del hueso y articulación de larga evolución

 

Éscaner de hueso mostrando una coccidioidomicosis diseminada a numerosos sitios.

 

 

 

 

 

ACTÚA HOY

APRENDE

Reconoce y trata las infecciones fúngicas mediante los folletos fúngicos

PARTICIPA

Qué frecuencia tienen las infecciones fúngicas? Ayúdanos
a descubrirlo

DIFUNDENOS

Ayúdanos a cambiar la vida de muchas personas divulgando esta página